El gobernador de Chaco, Domingo Peppo, y el intendente de Resistencia, Jorge Capitanich, recorrieron algunas de las zonas afectadas por el intenso temporal que azotó estos días a la provincia, que resultó el más intenso de los últimos 65 años, y que dejó hasta el momento alrededor de 600 evacuados y más de 3.500 familias damnificadas.

Entre otros lugares, Peppo supervisó las tareas de asistencia a la población afectada en el Gran Resistencia, donde dialogó con intendentes y vecinos para acercar soluciones a la drástica situación.

“Todas las áreas de gobierno están abocadas a esta problemática; estamos haciendo el máximo esfuerzo para llevar soluciones a la gente“, sostuvo el mandatario desde Barranqueras. 

El jefe del Ejecutivo provincial también estuvo en Puerto TIrol y Puerto Vilelas.
“El pronóstico de lluvias se mantiene; estamos trabajando con Defensa Civil y todos los organismos del Estado en distintos frentes para asistir a los vecinos“, reiteró, en declaraciones publicadas por Primera Línea.

Por su parte, Capitanich recorrió los Centros Comunitarios Municipales (CCM) de los barrios Güiraldes y Los Cisnes, donde se encuentran evacuadas diversas familias. 

El jefe comunal visitó a los damnificados de la capital provincial, que suman al menos 150 entre los 4 centros comunitarios habilitados.
Por otra parte, también participó en la reorganización del sistema de recolección de residuos y supervisó el trabajo de los equipos de las áreas de recursos hídricos, entre otras tareas.

Estamos llegando a un equivalente de 400 milímetros de agua caída en 10 días del mes de enero y los pronósticos de mal tiempo se extenderán en los próximas horas”, sostuvo el Intendente.
“Estamos haciendo el máximo esfuerzo para atender la demanda de los vecinos”, aseguró.

Fuente: Vía País >> lea el artículo original