El gobierno británico confirmó hoy que no se retrasará la votación del acuerdo por la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) prevista para el próximo martes en el Parlamento.

Algunos miembros del gabinete de la primera ministra Theresa May estaban presionando para posponer la votación sobre el acuerdo de salida por temor a que una gran derrota pudiera voltear al gobierno, informó hoy el diario The Times.

Sin embargo, la líder conservadora, en declaraciones radiales a la cadena BBC, dijo que tomaba nota de las preocupaciones de sus colegas sobre la salvaguarda de la frontera irlandesa, -uno de los puntos más controvertidos-, pero que no retrasará la votación.

Más tarde, la oficina de May informó que el acuerdo de salida no podrá ser modificado antes de esa sesión y subrayó que el texto está 'pactado y finalizado'.

May insistió en que un acuerdo para evitar una frontera física entre la provincia británica de Irlanda del Norte e Irlanda, un país miembro de la UE, era inevitable en cualquier plan.

Mientras tanto, los parlamentarios continuaron el debate sobre el acuerdo del Brexit antes de la votación del próximo martes, y en particular discutieron el impacto del proceso en la economía.

Fuente: Télam >> lea el artículo original